Noticias

Perdón: ¿Estoy dispuesto a perdonar?

El título de este ejercicio es el primer necesario si queremos “perdonar” algo o a alguien. Piense en cinco situaciones en las cuales se haya sentido traicionado por otros, aunque sea un poco. ¿Qué fue lo que ocurrió? ¿Qué sentimientos se ocultaban detrás de esos hechos? Conectar con lo emocional es el puente para identificar exactamente qué es lo que está imposibilitando el perdón.

Una vez claro el hecho y los sentimientos ocultos, piensa ahora en qué te faltaría para poder perdonar: Puede ser alguna retribución física, una disculpa explícita, un gesto en especial. Intenta llegar a ese perdón, presiónate a contactar a esa persona, a intentar enmendar lo que no está resuelto. Por supuesto, este paso hazlo con prudencia: Sólo tú sabes cuándo una herida es posible de sanar en la actualidad. Es posible que algunas de estas circunstancias, por sus características, sean un desafío demasiado difícil el día de hoy, pero por lo menos las tendrá presentes para buscar una solución el día de mañana.