Noticias

Éxito profesional: Reconociendo tus talentos y gustos

Vístete de la manera habitual en la que irías a trabajar, y mírate frente al espejo. Ahora, piensa en
cuáles son los talentos que tienes para ofrecer a las personas que están esperándote allá afuera, y con
la entrega de cuáles de ellas te sentirías más cómodo/a.
Por ejemplo, puede ser que tengas un gran talento para los números, lo que fácilmente te colocaría a la
cabeza de contabilidad o la administración de una empresa. Pero que tu gusto esté inclinado hacia las
relaciones públicas. Esta disonancia puede ser un estresor que te mantenga en una tensión constante,
entre aquello para lo que eres bueno y aquello que te apasiona.
Teniendo ambas ideas en tu mente, intenta buscar el punto medio: ¿Cómo conecto mi talento y mis
gustos en una sola cosa? Siguiendo el mismo caso, quizás esta persona podría dedicarse, en lugar de
contabilidad o relaciones públicas, a dar charlas didácticas sobre contabilidad. Intentando buscar el
contacto uno a uno con otras personas, pero en un campo que se le hace fácil de dominar. El mismo
ejercicio de hablar personalmente con otros podrías, además, ir ampliando su red de contactos y
haciendo aparecer más oportunidades.
Cuando reconozcas un punto de intersección entre ambos factores, retenlo en tu mente y repítelo,
tantas veces como te haga falta para recordarlo sin problemas, ya que esa sería una buena forma de
aportar al resto, manteniendo tu propia satisfacción en el trabajo.